Aprender a emprender

Así como la ingeniería como campo de conocimientos y prácticas en constante crecimiento y desarrollo trasciende a los ingenieros individuales, el emprendimiento como fenómeno y como campo de experiencias y prácticas trasciende a los emprendedores, por eso nuestro trabajo de formación se concentra en el desarrollo del emprendimiento y específicamente en las competencias para emprender.

El emprendimiento surge cuando las personas dejan de jugar el juego de la víctima y comienza a participar en la creación de su vida y su destino. El emprendedor es solo un elemento constitutivo del fenómeno del emprendimiento, un rol muy importante, pero solo un rol, no el emprendimiento mismo.

Por eso fenómeno del emprendimiento es mucho más que el emprendedor.  El liderazgo emprendedor es aquel que logra que surjan organizaciones y empresas, productos y servicios, misiones y propósitos completamente nuevos, que antes no existían y que impactan en la manera de vivir de muchas personas.  Crear y desarrollar organizaciones, instituciones, familias y nuestras propias vidas requieren de acto emprendedor. El mundo que ya ha sido creado por nosotros, requiere de liderazgo para crecer y desarrollarse.  Pero el mundo que está por nacer requiere de un tipo particular de liderazgo, requiere de emprendimiento.

La palabra emprendimiento es usada muy especialmente en el ámbito empresarial para referirse a nuevas iniciativas empresariales. En este contexto utilizaremos la palabra emprendimiento en un sentido mucho más amplio.  Consideraremos que hay, por ejemplo,  emprendimientos sociales, artísticos, intelectuales, políticos y empresariales.

Diferencia con otros programas

Infografia VS

La diferencia con otros programas  formación y desarrollo de capacidades emprendedoras radica en la interpretación que hacemos del fenómeno del emprendimiento cuando afirmamos que éstas comprenden más que conocimientos teóricos y ricos modelos conceptuales, principalmente hábitos, sensibilidades,  destreza, prácticas sociales y estados de ánimo.

Sostenemos que son éstas las que se ponen en juego en situaciones reales diarias y son las que tienen un gran impacto en los resultados y las consecuencias específicas para los proyectos emprendedores. Es otras palabras ponemos un menor énfasis en  la entrega de conceptos, modelos  y pautas  teóricas y un gran esfuerzo en el desarrollo de hábitos, prácticas y estados de ánimo que son las que sustentan el desempeño de la acción emprendedora.

Nuestra estrategia de entrenamiento  se enfoca a  crear espacios sociales y  prácticos de aprendizaje en los cuales se desarrollan destrezas y prácticas,  narrativas y predisposiciones emocionales que se convierten en hábitos  incorporados en  la vida cotidiana de  los emprendedores incrementando las capacidades y las competencias para emprender. Este enfoque se  basa en un modelo de competencias del emprendedor desarrollado por Esteban Reyes e inspirado por los trabajos de Fernando Flores.

VOLVER ATRÁS

→ ¿Qué es el coaching de emprendimiento?